El descanso creativo: ¿mito o realidad?

Que descansar es algo necesario para rendir en tu vida laboral no es un secreto para absolutamente nadie pero, cuando trabajas en una profesión creativa, desconectar puede ser más difícil de lo que parece. Vivimos en un momento de la historia en que estamos conectadxs en todo momento: Twitter, Instagram, TiktTok, Netflix, Youtube, HBO, Disney+… Estamos constantemente recibiendo inputs que es muy difícil silenciar, y eso puede afectar a nuestra productividad en el trabajo. 

¿Cómo vamos a hacer un content plan si no hemos visto la última temporada de Stranger Things?

Para evitar este particular tipo de burnout, se recomienda la práctica del descanso creativo. Pero, ¿qué es el descanso creativo? En la entrada del blog de hoy vamos a definir este concepto y explicar cómo podemos aplicarlo a nuestro día a día, además de daros unos cuantos consejos para descansar mejor y, finalmente, sobre qué hacemos en Delirium para descansar sin dejar de crear.

Qué es el descanso creativo

Este tipo de descanso es especialmente indicado para cualquier persona cuyo día a día consista en resolver problemas, crear o generar nuevas ideas. Es el arte de perfeccionar la sensación de inspiración que sientes la primera vez que ves un paisaje precioso o las imágenes que creas cuando escuchas tu canción favorita.

En definitiva, el descanso creativo propone que, en nuestro tiempo de descanso, dejemos nuestra mente abierta, miremos a nuestro alrededor y permitamos que nos inspire. Muchas veces se dice que la inspiración llega cuando menos lo esperas. En la ducha, saliendo a correr, de cena con tus amigxs… Un ejemplo que suele citarse al explicar en qué consiste el descanso creativo es el caso de Isaac Newton. 

Tumbado bajo un árbol mientras descansaba de sus estudios, una manzana cayó cerca de él, lo que le hizo preguntarse el motivo por el cuál esa manzana caía hacia el suelo. Para dejar de pensar en los problemas en los que estaba trabajando, decidió descansar y estudiar este fenómeno, lo que acabó por convertirse en la teoría de la gravedad que conocemos hoy en día.

Cómo aplicar el descanso creativo a nuestro día a día

Es más sencillo de lo que parece. Haz que tu espacio de trabajo sea algo que te inspire. Personalízalo para sentirte a gusto en él y abre tus sentidos. Ponte música que te guste, un podcast que te haga reír (si tu trabajo te lo permite) y, una vez en casa, fíjate en el contenido que veas, apreciando el arte detrás de las series o películas que veas, por ejemplo.

Pasarte tu jornada laboral en un entorno blanco y desordenado y pretender sentirte inspirado es como pagar un gimnasio, no ir y esperar ponerte en forma: simplemente no va a pasar. Rodearte de gente que te inspire también es muy importante, ya que compartir con tus compañerxs las dudas que tengas, las ideas que te vengan a la cabeza o, simplemente reír sobre una anécdota de vez en cuando relaja la mente lo suficiente como para replicar la sensación de tumbarte bajo un árbol o poner la cabeza bajo el agua de la ducha.

Cómo descansar mejor

El descanso juega un papel importantísimo en la creatividad. Santiago Ramón y Cajal afirmaba que cuando descansamos, dejamos que la mente se explaye y nuestras capacidades intelectuales están casi tan activas como cuando nos concentramos a fondo en un problema.

No vamos a mentir, tampoco, el descanso creativo no es mano de santo. No podemos olvidar los métodos más “convencionales” de descanso. Dormir mejor, mantener una alimentación equilibrada o desconectar el mail del trabajo de tu teléfono son cosas que, evidentemente, ayudarán a que descanses mejor y llegues al día siguiente con más ganas.

Otro aspecto importantísimo para poder mantenerse creativo es tomarse pausas de cinco minutos cada hora. Aprovecha estos cinco minutos para estirarte, recuperar la buena postura, beber agua o concentrarte en lo que ves a través de tu ventana, cualquier cosa vale para descansar la vista del ordenador.

Una vez en casa, centrar tus esfuerzos en una actividad que ocupe toda tu atención es también muy útil. Cocinar siguiendo una receta, por ejemplo, es algo que puede ayudarte a descansar. Todos tus sentidos trabajan a la vez, el tacto al cortar la comida, el oído mientras cocinas, y el olfato, la vista y el gusto que te indican si te ha quedado bien el plato. 

Finalmente, descansar la vista de la pantalla antes de ir a dormir es muy beneficioso para descansar bien mientras dormimos. Leer media hora antes de ir a dormir y dejar el teléfono u ordenador de lado hará que descansemos mejor y estemos más preparadxs para nuestro día la mañana siguiente.

¿Qué hacemos en Delirium?

Siendo una agencia creativa de publicidad 360, en Delirium tenemos que estar al día de las novedades del mundo de la publicidad, por lo que cada día estamos atentxs a las tendencias, pero también a los nuevos anuncios, posts y marcas que aparecen.

Para mantenernos al día, ponemos la comunicación por encima de todo, compartiendo las distintas inspiraciones que tenemos en un canal específico para eso. En cuanto a contenido, nos inspiramos en aquello que nos gusta, así que constantemente estamos enviando referencias entre departamentos, ya sea en forma de vídeos musicales, escenas o títulos de crédito de series y películas o anuncios que vemos.

Finalmente, en el departamento de copies, nos gusta marcarnos retos constantemente, así que cada día escribimos un haiku explicando algo que nos haya pasado. Lo que empezó como una broma por el Día Internacional del Haiku se ha vuelto una verdadera adicción, y cada día son varios los cortos poemas que nos mandamos entre nosotras para amenizar el día y, a su vez, descansar sin dejar de crear.

¿Qué hacéis en vuestro trabajo para manteneros con inspiración y descansar? ¡Contadnos en los comentarios!